Ing. Eduardo Latzina

Continuador del Ing. Otto Krause en la Dirección de la Escuela, el Ing. EDUARDO LATZINA proveyó al Museo de los modelos didácticos del Instituto Politécnico de Darmstadt (Alemania). Actualmente tanto el Museo como la Biblioteca llevan su nombre, como un sincero homenaje a su incansable labor apoyando el desarrollo de la educación tecnológica en la República Argentina.

 

Ing. Eduardo Latzina
Ing. Eduardo Latzina

Biografía:


Nace en Córdoba el 6 de Enero de 1874 en un hogar de clase media, formado por una argentina y un ex oficial de la Marina de Guerra austriaca, quien ejerciera durante varios años en el Observatorio de Córdoba el cargo de Ayudante Astrónomo del sabio estadounidense Apthorn Gould, contratado por Domingo Faustino Sarmiento.

 

Los primeros meses de su vida se desarrollaron en medio de una salud delicada como la de su madre. Cuando tenía 4 años y había superado los problemas de salud su padre decidió que debía aprender algo útil, pese a que su madre encontraba al niño delicado y demasiado pequeño para recibir instrucción escolar. Así, el padre, convertido en Maestro, introdujo al pequeño alumno en el aprendizaje de la lectura, escritura y cuentas, impartidas simultáneamente en castellano y alemán. Claro, que a Eduardo le resultaba bastante difícil estudiar con un profesor de la Facultad, el cual a veces se irritaba, aunque otras resultaban situaciones risueñas.

Los Latzina viajan a Buenos Aires para 1881, y apenas se instalan Eduardo ingresa en la Escuela Evangélica Alemana (Deutsche Evangelische Gemeinde Schule) en la clase sexta, la cual era el nivel inferior de los estudios primarios. Tiene 7 años de edad y ya está familiarizado con el cálculo de quebrados, idioma además, geografía e historia argentina, y con tan excelente Maestro como lo era su padre, resultó un excelente alumno.

Al finalizar 1886 Eduardo ya había cursado y aprobado los cursos completos de la Escuela Alemana, y guarda un grato recuerdo de quien dirige la Escuela, que por sus conocimientos de aritmética lo promueve de la clase sexta a la quinta. Este es uno de los períodos más felices de su vida.


Enseguida comenzó a prepararse para ingresar al Colegio Nacional Central, siendo en Rector en ese entonces el Dr. Amancio Alcorta. La prueba era oral, y versaba sobre preguntas de aritmética, historia y geografía. Acompañado por su padre, se encuentra el Maestro que lo preparó, y allí se resuelve que debía usar los pantalones largos, ya que estaba modelado a su imagen y su conducta para lo fundamental también era semejante.


Por decreto del 19 de febrero de 1890, el Vicepresidente en ejercicio del Poder Ejecutivo, Dr. Carlos Pellegrini, crea la Escuela Nacional de Comercio de la Capital. En ese año se produce la revolución que derriba al gobierno del Dr. Juárez Celman. El día de la asonada, Eduardo había concurrido temprano al Colegio y toma conocimiento del grave suceso, y como se habían hecho presente pocos alumnos, les recomiendan que regresen a sus casas. Las balas zumbaban por encima de sus cabezas y los disparos de cañón se sucedían desde la plaza Libertad y Lavalle. La revolución no pudo imponerse, pero los días del gobierno estaban contados. Luego, el Dr. Carlos Pellegrini asume la presidencia para terminar el mandato en 1892.


A fines de 1891, termina sus estudios en el Colegio Nacional, y se incorpora al curso preparatorio para poder ingresar en la Universidad ya que en esa época se consideraba insuficiente la preparación que poseían los alumnos que egresaban del ciclo medio para continuar estudios superiores. Eduardo vacila entre inscribirse en la Facultad de Medicina o en la de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales; su vocación lo orientaba hacia los estudios médicos, aunque también tenía interés por la Ingeniería. Sin embargo se desilusiona por la poca seriedad que demuestran los jóvenes en las clases en el anfiteatro de anatomía, la poca higiene y respeto al trabajo que realizaban y sin dudarlo, se inscribe en Exactas en 1892.

Las clases de 1° año comienzan, como era lo habitual, el 1° de marzo de 1893. Para su segundo año se produce la reforma del plan de estudios, que tuvo incidencia en los alumnos que habían inaugurado el curso preparatorio. Para ellos rigió un plan provisorio de la carrera de Ingeniería que ahora duraba 7 años. Esto causó gran malestar entre los estudiantes, quienes tras presentaciones inútiles de los estudiantes, fueron tildados de "revoltosos" por el Consejo Académico Universitario. Como resultado de estos sucesos surgió en el país la primera asociación estudiantil constituida por alumnos del 3° año, que dio en llamarse "La Línea Recta", con el fin de defender los derechos de los estudiantes, adquirir libros e instrumentos y publicar apuntes de ciertas materias. El primer presidente de esa asociación fue Eduardo Latzina.


Mientras cursa su 3° año en la Universidad se inicia en la docencia en la Escuela Nacional de Comercio, que dirigía el Prof. Santiago H. Fitz Simón, como profesor suplente de Matemática.

En 1895 cursa su 4° año en forma brillante y en 1986 su 5° año, siendo su profesor de Elementos de Máquinas y Tecnología Mecánica el Ing. Otto Krause.

En 1898 se incorpora al "Departamento Industrial" anexo a la Escuela Nacional de Comercio, para dictar Matemáticas, siendo Jefe del mismo el Ing. Otto Krause (de donde naciera al año siguiente la "Escuela Industrial de la Nación").

Se recibe de Ingeniero con honores en 1899 y se le otorga la medalla de oro de la Universidad, en mérito a su dedicación y excelentes calificaciones obtenidas durante toda su carrera, en un acto público que se celebra en la Facultad donde cursara sus estudios. Eduardo le ofrece a su novia, la joven Valentina Casal allí presente, la distinción recibida.

Con el tiempo reemplazaría al Ing. Passalacqua en el cargo de Vicedirector, en 1903. ya en la Escuela Industrial .


En 1910 la Escuela Industrial, ya funcionando en su edificio de la calle Paseo Colón (donde actualmente se encuentra), comienza a rodearse de prestigio, dada la eficacia profesional de sus egresados, y es en ese momento que el Ing. Otto Krause se retira, sucediéndole Latzina en la Dirección de la misma.


Latzina observa el funcionamiento de las escuelas técnicas e industriales superiores extranjeras, aplicando las conclusiones modernas adquiridas, consigue dotar a la Escuela del Laboratorio de Máquinas más perfecto de Sudamérica y del Museo Tecnológico, en la actualidad no superado, proyectando sus instalaciones hasta en el más mínimo detalle. Luego instala el Laboratorio Electroquímico más completo del país, y emprende el enriquecimiento de la Biblioteca confeccionando de puño y letra el catálogo de la misma.


Le gustaba permanecer en la Biblioteca trabajando horas y horas y por eso solía decirse "... el Director vive en la Biblioteca ...".

En la imperiosa necesidad de ampliar los locales de la escuela, dado el incremento del alumnado, y no teniendo el apoyo de las autoridades para que se le anexe otro sitio (estaba buscando se le ceda el terreno de atrás de la escuela, lindero con la calle Azopardo, actualmente de la Policía Federal, donde por medio de un túnel pensaba unirlo con el actual sector de Talleres; comienza en 1912 la excavación de los subsuelos del edificio de aulas, tarea que se completa en 1926, ganando unos 4000 m² para diversos Laboratorios y Plantas Industriales, y para la instalación del Museo de Ferrocarriles, compartiendo los locales de Planta Baja sobre Chile.


La Escuelacontinúa creciendo dado su prestigio y el conocimiento que se imparte, es así que Latzina pudo palpar la esencia de la educación técnica, y reelaborarla con serenidad y firmeza, contribuyendo a delinear el perfil de sus egresados. Impulsa y hasta acompaña a sus alumnos en viajes de estudios por distintas localidades del interior de nuestro país.

 Dejó varias obras didácticas propias y algunas traducciones al alemán, redactando también en forma de apuntes familiares sus recuerdos.

En junio de 1930 el Ing. Eduardo Latzina se jubila, sucediéndole el Ing. Francisco González Zimmermann en la Dirección de la Escuela; sin embargo continúa desarrollando actividades con gran dinamismo hasta que fallece el 22 de enero de 1950.